domingo 21 abril 2024

Ucrania. Zelenskyy teme que la “fatiga de guerra” merme el apoyo de Occidente

Más Leídas

Kyiv – A medida que la invasión de Rusia a Ucrania entra en su cuarto mes, funcionarios en Kyiv han expresado su temor de que el espectro de la “fatiga de guerra” pueda erosionar la determinación de Occidente de ayudar al país a hacer retroceder la agresión de Moscú.

Estados Unidos y sus aliados han entregado miles de millones de dólares en armamento a Ucrania. Europa ha acogido a millones de personas desplazadas por la guerra. Y ha habido una unidad sin precedentes en la Europa posterior a la Segunda Guerra Mundial al imponer sanciones al presidente Vladimir Putin y su país.

Pero a medida que se disipa el impacto de la invasión del 24 de febrero, los analistas dicen que el Kremlin podría explotar un conflicto arraigado y prolongado y un posible interés menguante entre las potencias occidentales que podría llevar a presionar a Ucrania para que llegue a un acuerdo.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, ya se ha irritado por las sugerencias occidentales de que debería aceptar algún tipo de compromiso. Ucrania, dijo, decidiría sus propios términos para la paz. “La fatiga está creciendo, la gente quiere algún tipo de resultado (que sea beneficioso) para ellos mismos, y nosotros queremos (otro) resultado para nosotros”, dijo.

Se desestimó una propuesta de paz italiana y el presidente francés, Emmanuel Macron, recibió una reacción airada después de que se le citara diciendo que, aunque la invasión de Putin fue un “error histórico”, las potencias mundiales no deberían “humillar a Rusia, así que cuando termine la lucha, podemos construir una salida juntos a través de vías diplomáticas”. El ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, dijo que tal conversación “solo puede humillar a Francia y a cualquier otro país que lo solicite”

ncluso un comentario del exsecretario de Estado de los EE. UU. Henry Kissinger de que Ucrania debería considerar concesiones territoriales provocó una réplica de Zelenskyy de que equivalía a que las potencias europeas en 1938 permitieran que la Alemania nazi reclamara partes de Checoslovaquia para frenar la agresión de Adolf Hitler.

Kyiv quiere expulsar a Rusia de las áreas recientemente capturadas en el este y sur de Ucrania, así como retomar Crimea, que Moscú anexó en 2014, y partes de Donbas bajo el control de los separatistas respaldados por el Kremlin durante los últimos ocho años.

Cada mes de la guerra le está costando a Ucrania $ 5 mil millones, dijo Volodymyr Fesenko, analista político del grupo de expertos Penta Center, y eso “hace que Kyiv dependa de la posición consolidada de los países occidentales”.

Ucrania necesitará un armamento aún más avanzado para asegurar la victoria, junto con la determinación occidental de mantener el dolor económico en Rusia para debilitar a Moscú.

“Es obvio que Rusia está decidida a desgastar a Occidente y ahora está construyendo su estrategia asumiendo que los países occidentales se cansarán y gradualmente comenzarán a cambiar su retórica militante a una más complaciente”, dijo Fesenko en una entrevista con The Associated Press.

La guerra aún recibe una cobertura destacada tanto en Estados Unidos como en Europa, que se han horrorizado por las imágenes de la muerte de civiles ucranianos en la mayor lucha en el continente desde la Segunda Guerra Mundial.

Estados Unidos continúa ayudando a Ucrania, y el presidente Joe Biden dijo la semana pasada que Washington le proporcionará sistemas avanzados de cohetes y municiones que le permitirán atacar con mayor precisión objetivos clave en el campo de batalla.

Si bien no ve una erosión significativa en el “apoyo enfático a Ucrania”, dijo Gould-Davies, , investigador principal para Rusia y Eurasia en el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos  “hay indicios de diferentes tensiones sobre cuáles deberían ser los objetivos de Occidente. Esos aún no se han definido claramente”.

Las preocupaciones internas de Europa se están abriendo camino en el discurso, especialmente a medida que los precios de la energía y la escasez de materias primas comienzan a cobrar un precio económico en la gente común que enfrenta facturas de electricidad, costos de combustible y precios de comestibles más altos.

Si bien los líderes europeos elogiaron la decisión de bloquear el 90 % de las exportaciones de petróleo de Rusia para fin de año como «un éxito total», se necesitaron cuatro semanas de negociaciones e incluyeron una concesión que permitía a Hungría, ampliamente vista como el aliado más cercano de la UE del Kremlin, continuar con las importaciones. Se requieren semanas más de ajuste político.

“Muestra que la unidad en Europa está disminuyendo un poco con la invasión rusa”, dijo Matteo Villa, analista del grupo de expertos ISPI en Milán. “Existe este tipo de fatiga entre los estados miembros para encontrar nuevas formas de sancionar a Rusia, y claramente dentro de la Unión Europea, hay algunos países que están cada vez menos dispuestos a continuar con las sanciones”.

Cautelosa por el impacto económico de nuevas sanciones energéticas, la Comisión Europea ha señalado que no se apresurará a proponer nuevas medidas restrictivas contra el gas ruso. Los legisladores de la UE también están solicitando ayuda financiera para los ciudadanos afectados por los aumentos en los precios de la calefacción y el combustible para garantizar que el apoyo público a Ucrania no disminuya.

INT/ag.vfn.europapress/ap.gr.rp.

Últimas Noticias

Irán e Israel evitaron una guerra abierta, pero se mantiene un estado de alerta global

Beirut. El alcance de la respuesta militar de Israel al primer ataque directo de Irán contra el país sigue...

Más Noticias