sábado 3 diciembre 2022

El avión venezolano-iraní retenido en Ezeiza tiene pedido de captura de los Estados Unidos

Más Leídas

Diputados de Juntos por el Cambio llevaron el caso a la Justicia para que se investigue a la tripulación del avión 747-300M matrícula YV3531, retenido en Ezeiza,  que opera desde enero para Emtrasur Cargo -la división de carga de la firma de bandera venezolana Conviasa-, que fue en realidad usado durante los últimos 15 años por la compañía iraní Mahan Air, sancionada por Estados Unidos ya que allí consideran que esa aerolínea es un brazo logístico de Quds. Una organización calificada de terrorista.

En declaraciones a los medios el diputdo de JxC, Gerardo Milman, afirmó. “Ya presentamos junto al diputado Ricardo López Murphy la denuncia ante el juez federal Federico Villenas para que se investigue a los titulares de todos los organismos involucrados y se obtengan los datos dactilares de la ‘tripulación’ involucrada en el caso del avión venezolano iraní”.

La presentación se hizo con el patrocinio de los abogados María Eugenia Talerico y Yamil Santoro, con la intención de que se indague sobre la identidad y los antecedentes de quienes iban en ese vuelo. Milman, que fue secretario de Seguridad Interior, en la gestión Macri, en las redes sociales señaló,  “Le pedimos al Gobierno que brinde información clara sobre el anómalo comportamiento de la aeronave que voló sobre nuestro territorio con el transponder apagado. ( Instrumento que permite seguir por radar la trayectoria de vuelo) ¿Por qué no quería ser localizado? Tenemos un avión venezolano, de origen iraní y con pedido de captura de los Estados Unidos en nuestro país. Esto es gravísimo”.

La denuncia,  apunta a José Glinski, (Director Nacional de la Policía de Seguridad Aeroportuaria), María Florencia Carignano (Directora Nacional de Migraciones), Paola Tamburelli (Administradora Nacional de Aviación Civil), Gabriela Logato (Presidenta de la Empresa Argentina de Navegación Aérea), y Silvia Brunilda Traverso (Directora General de Aduanas).

El 6 de junio, el avión, con una escala previa en Córdoba por niebla en Ezeiza, llegó a Buenos Aires operando el vuelo 9218 proveniente de Caracas, República Bolivariana de Venezuela, con 19 tripulantes a bordo, de los cuales 14 eran de nacionalidad venezolana y 5 de origen iraní, sin embargo en el manifiesto figuraban 7 iraníes que no estaban,, es decir que dos o no abordaron la aeronave en Caracas o bajaron en otro lugar. Trascendió que el 747-300 hizo una escala en Ciudad del Este, Paraguay, zona que los  servicios de Inteligencia consideran de descanso para las organizaciones terroristas.

El plan de vuelo presentado por Emtrasur Cargo establecía que el martes 7, bajo la codificación 2919,  regresaría a Caracas con todos los tripulantes a bordo, sin embargo se tuvo que cancelar porque la aeronave no tenía el combustible suficiente para realizarlo. Por esa razón, los 19 integrantes de la tripulación pasaron la noche en un hotel de una reconocida cadena internacional en Ezeiza.

El miércoles 8, a las 14:44, el avión venezolano-iran fue autorizado a í despegar rumbo a la República Oriental del Uruguay, con un único objetivo: abastecerse de combustible, pero tuvo que regresar a la Argentina ya que las autoridades aeronáuticas uruguayas no admitieron el ingreso a su espacio aéreo. En Ezeiza alertadas de la irregular situación las proveedoras de combustibles, YPF y Shell, se negaron a abastecer a la aeronave.

Recién entonces, a raíz del rechazo del Uruguay,  los organismos de Seguridad y la Agencia Federal de Inteligencia supieron de la presencia del avión con tripulación venezolano-iraní en suelo argentino cuando ya habían transcurrido  48 horas de su arribo. intervino la PSA, que terminó con la tripulación retenida en la plataforma por varias horas.

Hasta ese momento, según reveló la Dirección de Migraciones, «no pesaba sobre ninguno de los miembros de la tripulación alerta, restricción o impedimento alguno, se permitió su ingreso en los términos de la normativa aplicable (Ley N° 25.871 y normas OACI)», explica una nota fechada el 8 de junio que lleva la firma del Director General de Movimiento Migratorio Juan José Capella.

Cumplidos los trámites migratorios, la tripulación fue autorizada a ingresar a la Argentina y está alojada en un hotel en la localidad de Canning,  Migraciones le devolvió los pasaportes a los venezolanos, que pueden salir de país en un vuelo de línea comercial, pero retuvo la documentación de los iraníes, que solo seles devolverá en el momento aborden un vuelo de línea, que asegura su salida del país. Mientras tanto el 747-300M matrícula YV3531, permanecerá demorado en Ezeiza.

En tanto, un habeas corpus en favor de los tripulantes fue presentado por el abogado  Resnick Brenner, vinculado al ex titular de la AFIP Ricardo Echegaray y al ex vicepresidente Amado Boudou,   ante el juzgado federal de Lomas de Zamora, a cargo de Federico Villena. En ese documento, el letrado pide que se ordene la carga urgente de combustible y que se restituya la aeronave. El abogado planteó, además, que existe una “afectación ilegítima de la libertad” de quienes llegaron en ese avión, que ahora solo pueden abandonar el país con un vuelo de línea.

P/ag.vfn.ln.cl.ifb/gr.rp.

Últimas Noticias

Brasil. Bolsonaro no reconoce abiertamente su derrota frente a Lula, aunque dice que cumplirá con la Constitución

Brasilia - El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no se ha pronunciado este martes abiertamente sobre el resultado de...

Más Noticias