jueves 11 agosto 2022

Reino Unido. La huelga ferroviaria es el comienzo de generalizadas protestas por la inflación

Más Leídas

Londres – Decenas de miles de trabajadores ferroviarios abandonaron el trabajo en Gran Bretaña el martes, lo que provocó que la red de trenes se colapsara en la huelga de tránsito más grande del país en tres décadas, y un posible precursor de un verano de descontento laboral.

Unos 40.000 trabajadores de la limpieza, señalización, trabajadores de mantenimiento y personal de la estación realizaron una huelga de 24 horas, con dos más previstas para el jueves y el sábado. Para agravar el problema de los viajeros, los servicios de metro de Londres también se vieron afectados por una huelga el martes.

La disputa se centra en el salario, las condiciones de trabajo y la seguridad laboral mientras los ferrocarriles británicos luchan por adaptarse a los hábitos de viaje y desplazamiento cambiados, quizás para siempre, por la pandemia de coronavirus. Dado que el número de pasajeros aún no ha vuelto a los niveles previos a la pandemia, pero el gobierno finalizó el apoyo de emergencia que mantuvo a flote los ferrocarriles, las compañías ferroviarias buscan reducir costos y personal.

Las huelgas nacionales sostenidas son poco comunes en Gran Bretaña en estos días, pero los sindicatos han advertido al país que se prepare para más, ya que los trabajadores enfrentan la peor reducción del costo de vida en más de una generación. Abogados en Inglaterra y Gales han anunciado que se retirarán a partir de la próxima semana, mientras que los sindicatos que representan a maestros y trabajadores postales planean consultar a sus miembros sobre posibles acciones.

Las principales estaciones de tren estaban en gran parte desiertas el martes, con solo alrededor del 20% de los trenes de pasajeros programados para funcionar. Los servicios se reanudarán el miércoles, pero la interrupción persistente significa que solo operará alrededor del 60% de los trenes. Las conversaciones entre el Sindicato Ferroviario, Marítimo y de Transporte y los empleadores también se reanudarán el miércoles, aunque las dos partes parecen muy alejadas de un acuerdo.

La consultora Center for Economics and Business Research dijo que los tres días de huelgas podrían costarle a la economía al menos 91 millones de libras (112 millones de dólares). Con una inflación actualmente en el 9%, el sindicato RMT dice que no puede aceptar la última oferta de las empresas ferroviarias de un aumento del 3%.

Pero las compañías ferroviarias argumentan que no pueden ofrecer más, dado el número actual de pasajeros. Hubo casi 1.000 millones de viajes en tren en el Reino Unido en el año hasta marzo, en comparación con los 1.700 millones en los 12 meses anteriores a la pandemia.

Si bien el gobierno conservador dice que no está involucrado en las conversaciones, el sindicato señala que desempeña un papel importante en la industria fuertemente regulada, incluida la provisión de subsidios mucho antes de la pandemia, y argumenta que podría dar a las empresas ferroviarias más flexibilidad para ofrecer un aumento salarial sustancial. El gobierno ha advertido que los grandes aumentos provocarán una espiral de precios y salarios que impulsará la inflación aún más.

Johnson sabe que las huelgas pueden definir, ya veces derrotar, a un gobierno. En la década de 1970, una ola de huelgas en un contexto de alta inflación, que culminó en el «Invierno del descontento» de 1978-79, cuando los cuerpos quedaron sin enterrar y la basura se amontonó en las calles, ayudó a derrocar al gobierno laborista de Gran Bretaña y traer a la Primera Ministra conservadora Margaret Thatcher al poder.

INT/ag.vfn.europapress/ap.gr.rp.

Últimas Noticias

Cuaderno de opiniones. “Inadmisible negacionismo”

El dictador venezolano Nicolás Maduro dijo que el atentado a la AMIA fue un “falso positivo”. Y sus dichos...

Más Noticias