Inicio Internacional España. “Es la hora de la generosidad”: Sánchez tras ser nominado para formar el próximo gobierno español

España. “Es la hora de la generosidad”: Sánchez tras ser nominado para formar el próximo gobierno español

0
España. “Es la hora de la generosidad”: Sánchez tras ser nominado para formar el próximo gobierno español

El presidente del Gobierno de España en funciones, Pedro Sánchez, fue designado este martes 3 de octubre por el rey Felipe VI como candidato a liderar la próxima legislatura. Su nominación llega tras la fallida investidura del líder opositor Alberto Núñez Feijóo, que no superó las dos votaciones en el Congreso de los Diputados luego de ser nominado por el monarca. Los partidos separatistas catalanes tienen la llave para definir el próximo gobierno, pero las negociaciones se complican ante dos grandes exigencias: amnistía y referendo de independencia.

Se abre oficialmente la posibilidad para Pedro Sánchez de ser reelegido, pero la repetición de elecciones generales en España no se descarta.

Como estaba previsto, el rey Felipe VI designó este martes 3 de octubre al presidente del actual Gobierno como candidato a la investidura. Y “sin perder tiempo”, el líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) anunció que iniciará las conversaciones con los principales partidos políticos el miércoles, «ilusionado y consciente de la enorme responsabilidad», en un intento por garantizar los votos necesarios para ser investido.

«He aceptado la tarea que me ha encomendado el jefe de Estado… Estoy dispuesto a trabajar para formar lo antes posible un gobierno de coalición progresista con suficiente apoyo para garantizar la estabilidad que el país necesita», afirmó Sánchez luego de confirmar su candidatura.

El dirigente de la bancada oficialista deberá alcanzar al menos 176 votos en el primer debate. En caso de no superarlo, tendrá una segunda oportunidad. Entonces, tendrá que obtener la mayoría simple. Es decir, más ‘síes’ que ‘noes’.

El PSOE cuenta con los apoyos de sus 121 diputados, a los que se sumarían los 31 de la formación aliada de izquierda Sumar y previsiblemente los seis diputados independentistas vascos de EH Bildu y los cinco de los nacionalistas vascos del PNV.

Aun así necesitaría al menos otros 13 votos para completar la mayoría absoluta. Esos votos están en manos de los partidos independentistas catalanes, Esquerra Republicana (ERC), que obtuvo siete escaños en el Parlamento en las pasadas elecciones del 23 de julio, y Junts per Catalunya, que cuenta con otros siete parlamentarios, por lo que el respaldo de estas bancadas es crucial.

La oportunidad llega para Sánchez después de que el primer candidato propuesto por el rey, Alberto Núñez Feijóo, no lograra el apoyo necesario para su investidura.

«Hacer política implica generosidad»: Sánchez evita mencionar la amnistía

Sánchez ya inició las negociaciones desde antes de los debates de investidura de Feijóo, pero los apoyos no están garantizados. Además de una amnistía para los políticos judicializados tras liderar en 2017 el referendo de independencia, no autorizado por Madrid, piden una vía para una nueva consulta popular sobre la autodeterminación de esa comunidad autónoma.

Aunque en los últimos días, representantes de los movimientos separatistas dieron la amnistía como un hecho, Sánchez no lo ha confirmado y el principal bloqueo está en las aspiraciones de independencia. La propia Constitución española señala que un referendo secesionista no es posible sin una reforma de la Carta Magna.

Pero Sánchez se aferra a las posibilidades. «Mañana comenzaré esa ronda de contactos. Empezaré con Yolanda Díaz (líder de Sumar) tendré una reunión con ella en las Cortes (…) En los próximos días voy a reunirme con todas las fuerzas parlamentarias, menos con Vox», aseguró el presidente del gobierno en referencia al movimiento de extrema derecha.

Sánchez hace el intento de formar gobierno luego de que el primer candidato nominado por Felipe VI, el líder del Partido Popular (PP) no lograra superar ninguna de las dos votaciones en el Congreso de los Diputados.

«Los tiempos están muy marcados (…) Se tiene hasta el 27 de noviembre para hacer posible esta investidura, por lo que trasladaré al candidato la propuesta del rey y escucharé su propuesta de tiempos necesarios”, afirmó la presidenta del Congreso de los Diputados, Francina Armengol, minutos después de reunirse con el rey Felipe VI.

Voy a reunirme con todas las fuerzas parlamentarias, menos con Vox

En sus declaraciones después de confirmar su candidatura, Sánchez evitó mencionar el espinoso término ‘amnistía’, pero afirmó que “es la hora de la política y la generosidad (…) Hacer política implica generosidad”, remarcó Sánchez, mostrando un tono abierto a más rondas de negociaciones.

Pero en ellas, descarta al movimiento de extrema derecha Vox, conocido por negar la violencia machista, sus posturas contra la comunidad LGBTIQ+ y su discurso xenófobo.

El equipo de Sánchez lleva semanas preparando posibles puntos de acuerdo con los partidos catalanes en conversaciones secretas. No obstante, el actual líder del Gobierno aseguró que cualquier pacto “será transparente, tendrá que ser refrendado por las cortes y además se tendrá que pronunciar el Tribunal Constitucional”.

El país llega a este escenario después de que las elecciones anticipadas del pasado 23 de julio dejaran un panorama incierto, debido a que ningún movimiento político logró la mayoría absoluta del Parlamento.

En caso de que Sánchez tampoco consiga superar sus votaciones de investidura, España deberá ir de nuevo a las urnas, previsiblemente en enero de 2024.

Y es que el Legislativo debe confirmar a un presidente de gobierno antes del próximo 27 de noviembre. El artículo 99 de la Constitución establece que tras la primera votación fallida para nombrar un líder –que en este caso ocurrió el pasado 27 de septiembre en el primer intento de Feijóo– se abre un plazo de dos meses en los que, si ningún candidato ha logrado ser investido, se disuelven las cortes y se llama a nuevos comicios en un plazo de 47 días.

Ante la magnitud de las exigencias de los independentistas y las reticencias al interior de algunos miembros del PSOE en esa materia, ese escenario es probable.

INT/ag.agencias.europapress/rp.