domingo 16 junio 2024

Las persistentes inundaciones en Brasil plantean el espectro de la migración climática

Más Leídas

Brasilia. Las devastadoras y continuas inundaciones en el sur de Brasil están obligando a parte del medio millón de residentes desplazados a considerar desarraigar sus vidas de las ciudades inundadas para reconstruir en terrenos más altos.

Dos semanas después del inicio de las lluvias torrenciales, el río Guaíba, que pasa por la capital del estado, Porto Alegre, está volviendo a crecer, tras haber superado su nivel más alto de todos los tiempos. En el estado de Rio Grande do Sul, las calles de decenas de localidades se han convertido en ríos de lento caudal.

Sólo en el área alrededor de Porto Alegre, donde cuatro ríos convergen para formar el río Guaíba, los investigadores estiman que se inundaron casi 3.800 kilómetros cuadrados (1.500 millas cuadradas). Eso es más que la huella urbana del área metropolitana de Washington DC, que incluye 10 condados en dos estados adyacentes.

Con cientos de miles de familias huyendo de las inundaciones, el desastre, que ha matado al menos a 147 personas y 127 aún están desaparecidas, podría desencadenar uno de los mayores casos de migración climática en Brasil en la historia reciente.

La ubicación del sur de Brasil en la confluencia de corrientes tropicales y polares ha alimentado períodos de sequías y lluvias cada vez más intensas debido al cambio climático, según los científicos.

La devastación récord en Rio Grande do Sul sigue a las inundaciones de la segunda mitad del año pasado, que llevaron a muchas de las 538.000 personas ahora desplazadas de sus hogares a considerar adaptaciones más extremas.

Por tercera vez en siete meses, el empresario Cassiano Baldasso tuvo que retirar carretillas de barro de su casa en Muçum, una pequeña ciudad a 150 kilómetros río arriba de Porto Alegre, para ver cómo las aguas volvían a subir. Dice que ya ha tenido suficiente.

«No tengo idea de adónde voy, pero será en algún lugar lejos del río, donde nuestras vidas no corran riesgo», dijo Baldasso a Reuters mientras sacaba otro carro de barro del interior de la casa.

El alcalde Mateus Trojan dijo que muchos de los 5.000 residentes de Muçum tendrán que reubicarse. Su oficina tiene previsto reconstruir el 40% de la ciudad en otros lugares.

El gobernador Eduardo Leite ha dicho que los cálculos iniciales muestran que Rio Grande do Sul necesitará al menos 19.000 millones de reales (3.700 millones de dólares) para reconstruirse tras el desastre. El gobierno federal ha ofrecido congelar 11.000 millones de reales en pagos de deuda durante tres años.

En las calles de Muçum y otras localidades cercanas, el lento retroceso de las aguas deja escenas desoladoras de muebles, ropa y electrodomésticos amontonados frente a las casas.

Los expertos medioambientales advierten que para algunas localidades del estado no hay otra alternativa que reubicar barrios enteros.

«Necesitamos alejar la infraestructura urbana de entornos de alto riesgo y devolver espacio a los ríos… para que ya no impacten a las ciudades con tal magnitud», dijo el ecólogo Marcelo Dutra, profesor de la Universidad Federal de Río Grande.

«No podemos oponernos a la naturaleza. Tenemos que despertar a esta fuerza que nos dice que debemos adaptarnos y respetar la naturaleza», dijo.

INT/ag.agencias.europapress/rp.

Últimas Noticias

La Ley Bases después de la aprobación del Senado volverá a la Cámara de Diputados

Como la Cámara alta aprueba la iniciativa con modificaciones, el texto volverá a Diputados, que podrá aceptarlas o desecharlas...

Más Noticias