domingo 12 julio 2020

Cumbre del Mercosur, Argentina se distancia de sus socios y países de la región

Más Leídas

Cuaderno de opiniones: El litio en Argentina, los mitos que lo estancan

El auto eléctrico y las últimas tecnologías de almacenaje y entrega de energías piden litio y nosotros...

Boudou: los secretos bien guardados valen más que los tesoros descubiertos

¿Por qué Boudou sale de cárcel por la pandemia y Núñez Carmona, que tenía riesgo sanitario e...

Cuaderno de opiniones: “Abandonar es condenar” nos cuenta Isabel de Estrada

Para los que no me conocen, me presentaré muy sintéticamente, contándoles que hace muchos años y luego...

El presidente Alberto Fernández, el pasado viernes, en dialogo virtual con el ex mandatario de Brasil, Lula Da Silva, expuso cual es la política exterior de su Gobierno,”la construcción de la Patria Grande”. Ese proyecto fue impulsado por el venezolano Hugo Chávez, junto el entonces presidente Néstor Kirchner y el mismo Lula.

Las definiciones de Fernández, en la video conferencia, son consideradas en fuentes diplomáticas, como un quiebre de puentes con su socios del Mercosur, con quienes se encontrará en la cumbre a partir del lunes. Los dichos del Presidente marcan también distanciamiento con los países de la región, y un serio cuestionamiento a la Casa Blanca.

Fernández fue contundente, al exponer cuál es el rumbo de su política exterior “yo no lo tengo a Néstor, no lo tengo al Pepe Mujica, no lo tengo a Tabaré, no lo tengo a Lugo, no lo tengo a Evo, no la tengo a Michelle, no lo tengo a Lagos, no lo tengo a Correa. No lo tengo a Chávez”. Más que suficiente para advertir que Fernández maneja las relaciones exteriores en base a su criterio ideológico, desconociendo reglas básicas del sistema internacional, donde las políticas deben responder a intereses de Estado, y no a posicionamientos personales.

La exposición, del inquilino de la Casa Rosada, llegó a tal nivel que fuentes de distintos gobiernos se mostraron sorprendidas por los dichos de Alberto Fernández, que en un determinado momento aseveró: “A duras penas somos dos que queremos cambiar el mundo. Uno está en México, se llama Andrés Manuel López Obrador y otro soy yo». En las Cancillerías de Ecuador, Colombia, Bolivia, Chile, y Estados Unidos se analizan los dichos del jefe de Estado de Argentina, en particular en Paraguay, Uruguay y Brasil, con quienes deberá dialogar en la cumbre del Mercosur.

Si los vínculos de Argentina dentro del bloque regional han sido, por lo menos, confusos en momento de negociaciones que se desarrollaban para establecer acuerdos con distintos mercados, cuando inesperadamente Buenos Aires hizo saber que se retiraba de la mesa de conversaciones, para luego de una intermediación de Uruguay, dar marcha atrás en esa decisión, y con una relación prácticamente inexistente entre Fernández y Bolsonora, que también quedó agravada después que en la conferencia, organizada por la Universidad de Buenos Aires, Fernández elogió la figura del ex presidente Lula, a quien calificó como «un hombre inmenso para América Latina» resultará, ahora, prácticamente difícil un encuentro, entre ambos mandatarios, para tratar de encauzar las relaciones entre Buenos Aires y Brasilia.

Como si fuera poco, el presidente de Argentina, decidió confrontar con la Casa Blanca. Acusó a Trump y señaló: «Los Estados Unidos rompieron el Unasur y crearon el Prosur. También hicieron todo lo posible para que la Celac desaparezca. Y tampoco les alcanzó eso. Ahora fueron por el BID y todo el continente salió a apoyar que los EEUU, para que por primera vez en la historia también presida el Banco Interamericano de Desarrollo. Y nos hemos quedado dos países al margen de ese apoyo: México y nosotros».

Hay que mirar en los sótanos de esta acusación. La Casa Rosada había propuesto como candidato a la presidencia del BID al secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, pero Washington tenía su propio hombre, Mauricio Claver, asesor de seguridad para Latinoamérica de la Casa Blanca, que le permitirá desde el BID tratar de diluir la penetración de recursos financiero con que Beijing avanza en la región, en medio de las complejas disputas geopolíticas que enfrentan a EE.UU con China.

Llama la atención esta confrontación con Trump, en momentos que su respaldo, a través del Departamento del Tesoro, podría resultar clave en la reestructuración de la deuda con una los fondos más duros Black Rock. Pero es evidente que el presidente Fernández ha resuelto acumular problemas, y en esa línea se verá en los próximos días cuál ha sido la repercusión de los dichos del jefe de Estado en la cumbre del Mercosur, que camino tomarán los socios y que consecuencias habrá para la Argentina.
P/EP/IBC/C/rp.

Últimas Noticias

La cultura gastronómica de Grace Soloaga, Tarta de caramelo al chocolate con frutos secos que finalmente es » Mumú»

Hay tanto para decir, tanto para contar, tanto para transmitir. No alcanza la vida para decir, contar...

EEUU. Alerta a sus ciudadanos que en China pueden sufrir detenciones arbitrarias

Washington. En una alerta de seguridad emitida el sábado, el Departamento de Estado mencionó específicamente la amenaza de detención o deportación por...

Israel. Se multará a los clientes de la prostitución, pero no la prohíbe

Jerusalén. Israel ha empezado a multar este viernes a los usuarios de la prostitución, después de que el Parlamento del país aprobara...

Un banderazo que sorprendió “a propios y ajenos”. En la calle entraron otros actores

Ni el gobierno, ni la oposición imaginaron la movilización que en “el día de la Independencia” se produjo en gran parte del...

“Portezuelo del Viento” un proyecto de magnitud que confronta a Mendoza con el Gobierno Nacional.

Se trata de la mayor obra hidroeléctrica de Mendoza, que corre el riesgo de volver a ser demora por una polémica que...

Más Noticias