martes 26 enero 2021

Corrientes. A pleno “Sapucay” la Unesco declaró al chamamé “Patrimonio de la Humanidad”

Más Leídas

La situación de YPF, «un gran problema político nacional»

Por Ing. Jorge Lapeña (*)La situación de YPF ha ocupado en las últimas 72 horas las primeras planas de...

Los animales son considerados cosas en nuestro país. “En nombre de Sharima” por Isabel de Estrada

Sharima ya no está. No pudo esperar más. Cayó y ya no se levantó. Toda una vida de encierro...

Cuaderno de opiniones, Formosa, Gildo Insfrán o la ley del “mbareté”

Por Gabriel HernándezEn estos días mucho se ha escrito y explicado sobre el férreo dominio que ejerce el gobernador...

El Chamamé incluye un género musical, danza y canto que acompaña diversas celebraciones; tiene raíces en la canción plegaria o rezo cantado guaraní. En la ejecución musical se utilizan violín, guitarra, armónica de boca, acordeón diatónico de dos hileras de teclas, bandoneón y contrabajo. La danza es de pareja enlazada, los torsos se juntan y sus cabezas se entrecruzan. Bailan sin coreografía fija, siguen la música adaptando pasos de baile, cambios de figuras y zapateos. Involucra al “sapucay”, grito o alarido que se emite en voz muy alta y manifiesta un sentimiento o una sensación.

Este género musical, nacido de la fusión de la cultura guaraní con la jesuíticta, acaba de ser reconocido por la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) como Patrimonio de la Humanidad. Se votó en París y las puertas para este género se abren ya que no sólo representa una catapulta en términos de reconocimiento mundial, también está ligado a fondos para la cooperación internacional.

Más que un género, podría decirse que el chamamé es una manifestación cultural que comprende música y baile. Es propio de la provincia de Corrientes y nordeste argentino y ha desempeñado un papel relevante en el desarrollo cultural de la zona calando gran parte de su idiosincrasia. Sus comienzos datan del siglo XVI y su importancia no es sólo argentina: también tiene una fuerte presencia en Paraguay, en Uruguay, en Brasil y en la Patagonia chilena.

Para Gabriel Romero, presidente del Instituto Provincial de Cultura, “el chamamé es mucho más que una música alegre que se escuchaba en bailantas y que solo la bailaba la clase trabajadora, como se hacía creer al comienzo. Es una manifestación cultural que no distingue clases sociales y que tiene celebración propia: la Fiesta Nacional del Chamamé y la Fiesta del Mercosur, que se realiza todos los meses de enero en Corrientes y sirve como vidriera mundial para un género que sigue sumando adeptos”.

Según a Unesco, “el patrimonio inmaterial proporciona a las comunidades un sentimiento de identidad y de continuidad: favorece la creatividad y el bienestar social, contribuye a la gestión del entorno natural y social y genera ingresos económicos”.
CC/ib-scc-vfn/gr/rp.

Últimas Noticias

España. La pandemia destruyó el equivalente a 2 millones de empleos y 255 millones en el mundo

Madrid. La pandemia de COVID-19 redujo un 8,8 el número de horas trabajadas en todo el mundo a lo...

Más Noticias