jueves 25 julio 2024

Rusia. Un año de guerra. Purga de críticos y oleada de nacionalismo

Más Leídas

Tallinn. Estonia. Una amplia represión gubernamental en Rusia ha silenciado la disidencia, con opositores políticos encarcelados o huyendo al extranjero. Las familias han sido destrozadas por la primera movilización de reservistas desde la Segunda Guerra Mundial. La televisión estatal arroja odio contra Occidente y mensajes tranquilizadores de que gran parte del mundo todavía está con Rusia. Y las muertes en el campo de batalla de Rusia se cuentan por miles.

La represión del Kremlin contra quienes critican lo que insiste en llamar una «operación militar especial» ha sido despiadada y sin paralelo en la historia de la posguerra. Rusia soviética.  La mayoría de los que se atreven a salir a la calle son arrestados rápidamente.  . La represión ha sido inmediata, despiadada y sin precedentes en la Rusia postsoviética.

Los medios no pueden llamarlo una “guerra”, y los manifestantes que usan esa palabra en pancartas reciben fuertes multas. La mayoría de los que salieron a las calles fueron arrestados rápidamente. Los mítines fracasaron.

Los sitios de noticias independientes fueron bloqueados, al igual que Facebook, Instagram y Twitter. Una importante estación de radio fue sacada del aire. El periódico Novaya Gazeta, dirigido por el premio Nobel de la Paz 2021 Dmitry Muratov, perdió su licencia.

Destacados críticos de Putin abandonaron Rusia o fueron arrestados: Ilya Yashin recibió 8 años y medio, Vladimir Kara-Murza está encarcelado en espera de juicio y Alexei Navalny permanece en prisión. Los artistas que se oponían a la guerra perdieron rápidamente el trabajo y se cancelaron obras de teatro y conciertos. “El hecho de que Putin haya logrado intimidar a una parte importante de nuestra sociedad es difícil de negar”, dijo Yashin a AP desde la cárcel el año pasado.

La purga de críticos fue seguida por un derroche de propaganda. La televisión estatal suspendió algunos programas de entretenimiento y amplió los programas políticos y de noticias para impulsar la narrativa de que Rusia estaba librando a Ucrania de los nazis, una afirmación falsa que Putin usó como pretexto para la invasión. O que la OTAN actúa a través de marionetas en Kiev pero que Moscú prevalecerá.

“Una nueva estructura del mundo está emergiendo frente a nuestros ojos”, proclamó el presentador Dmitry Kiselev en una diatriba de diciembre en su programa semanal. “El planeta se está deshaciendo del liderazgo occidental. La mayor parte de la humanidad está con nosotros”.

Estos mensajes funcionan bien en Rusia, dice Denis Volkov, director de Levada Center, la principal encuestadora independiente del país: «La idea de que la OTAN quiere arruinar a Rusia o al menos debilitarla… ha sido un lugar común para las tres cuartas partes (de los encuestados) durante muchos años.»

El Kremlin está empujando su narrativa a los jóvenes. A los escolares se les dijo que escribieran cartas a los soldados, y algunas escuelas designaron «Un escritorio de héroe» para los graduados que luchaban en Ucrania.

En septiembre, las escuelas agregaron un tema traducido libremente como «Conversaciones sobre cosas importantes». Los planes de lecciones para estudiantes de octavo a undécimo grado vistos por AP describen la «misión especial» de Rusia de construir un «orden mundial multipolar».

Al menos un maestro que se negó a enseñar las lecciones fue despedido. Aunque no es obligatorio, algunos padres cuyos hijos faltan se enfrentan a la presión de los administradores o incluso de la policía.

Una alumna de quinto grado fue acusada de tener una foto con el tema de Ucrania en las redes sociales y de preguntar a sus compañeros de clase si apoyaban la guerra, y ella y su madre fueron detenidas brevemente después de que los administradores se quejaran, dijo su abogado, Nikolai Bobrinsky. Cuando se saltó las nuevas lecciones, las autoridades aparentemente decidieron convertirla en “un ejemplo”, agregó.

La economía golpeada por las sanciones superó las expectativas, gracias a los ingresos récord del petróleo de alrededor de $ 325 mil millones después de que la guerra hizo que los precios de la energía se dispararan. El Banco Central estabilizó el desplome del rublo elevando las tasas de interés, y la moneda es más fuerte frente al dólar que antes de la invasión.

McDonald’s, Ikea, Apple y otros abandonaron Rusia. Los arcos dorados fueron reemplazados por Vkusno — i Tochka («Sabroso – Punto»), mientras que Starbucks se convirtió en Stars Coffee, con esencialmente los mismos menús.

Visa y Mastercard detuvieron los servicios, pero los bancos cambiaron al sistema MIR local, por lo que las tarjetas existentes continuaron funcionando en el país; aquellos que viajan al extranjero usan efectivo. Después de que la Unión Europea prohibiera los vuelos desde Rusia, los precios de los boletos de avión aumentaron y los destinos se volvieron más difíciles de alcanzar. Los viajes al extranjero ahora están disponibles para una minoría privilegiada.

Los sociólogos dicen que estos cambios apenas molestaron a la mayoría de los rusos, cuyo salario mensual promedio en 2022 era de unos 900 dólares. Solo alrededor de un tercio tiene un pasaporte internacional.

La inflación se disparó casi un 12 %, pero Putin anunció nuevos beneficios para las familias con niños y aumentó las pensiones y el salario mínimo en un 10 %.

Las MacBooks y los iPhones todavía están fácilmente disponibles, y los moscovitas dicen que los restaurantes tienen pescado japonés, queso español y vino francés.

“Sí, cuesta un poco más, pero no hay escasez”, dijo Vladimir, un residente que pidió no ser identificado por su propia seguridad. “Si caminas por el centro de la ciudad, tienes la impresión de que no pasa nada. Mucha gente sale los fines de semana. Hay menos gente en los cafés, pero todavía están allí”.   Aun así, admitió que la capital parece más vacía y que la gente se ve más triste.

Quizás el mayor impacto se produjo en septiembre, cuando el Kremlin movilizó a 300.000 reservistas. Aunque se anunció como una convocatoria “parcial”, el anuncio generó pánico en todo el país, ya que la mayoría de los hombres menores de 65 años, y algunas mujeres, son formalmente parte de la reserva.

Los vuelos al exterior se agotaron en horas y se formaron largas filas en los cruces fronterizos de Rusia . Se estima que cientos de miles abandonaron el país en las siguientes semanas.

Natalia, una trabajadora médica, se fue de Moscú con su novio después de que se le entregara una citación a su madre. Sus ingresos se redujeron a la mitad y extraña su hogar, pero decidieron intentarlo durante un año, dijo la mujer, quien pidió que no se revelara su apellido y ubicación por su seguridad.

 “Entre nosotros, estamos diciendo que una vez que las cosas se calmen, podremos volver. Pero no resolvería el resto. Esa enorme bola de nieve está rodando cuesta abajo y nada volverá (como estaba)”, dijo Natalia.

Los reclutas se quejaron de las malas condiciones de vida en las bases y la escasez de equipo . Sus esposas y madres afirmaron que fueron enviados al frente sin la capacitación o el equipo adecuados y fueron heridos rápidamente.

Una mujer que se opone a que su esposo sea reclutado dijo que su vida familiar se vino abajo después de que de repente tuvo que cuidar a sus hijos y a su frágil suegra.

«Fue dificil. Pensé que perdería la cabeza”, dijo la mujer, quien habló bajo condición de anonimato porque su caso legal continúa. Su esposo llegó a casa de licencia, con neumonía, y necesita atención psicológica porque salta con cada sonido fuerte, dijo.

Vasily, un moscovita de 33 años, se enteró de que las autoridades intentaron dos veces este mes enviar una citación a un antiguo apartamento donde está registrado oficialmente. Aunque no está seguro de si la convocatoria fue para reclutarlo o para aclarar sus registros de alistamiento, especialmente después de un intento en septiembre de entregar los documentos de convocatoria, no tiene la intención de averiguarlo.

“Todos mis amigos que fueron (a la oficina de alistamiento) para averiguarlo ahora están en las trincheras, o algo peor”, agregó Vasily, quien ocultó su apellido por su propia seguridad.

Volkov, el encuestador, dijo que el sentimiento dominante entre los rusos es que la guerra está “en algún lugar lejano, no nos afecta directamente”.

Mientras la ansiedad por la invasión y la movilización iban y venían a lo largo del año, “la gente empezó a sentir de nuevo que en realidad no afecta a todo el mundo. Estamos fuera de peligro. Bueno, gracias a Dios, seguimos con nuestras vidas’”. Algunos temen una nueva movilización, que el Kremlin niega.

A medida que la guerra se empantanó en derrotas y reveses, las familias recibieron la peor noticia posible: un ser querido fue asesinado.Para una madre, era demasiado para soportar.

Ella le dijo a AP que se puso «histérica» ​​y «comenzó a temblar» cuando le dijeron que su hijo había desaparecido y que se creía muerto mientras servía en el Moskva, el crucero de misiles que se hundió en abril. La mujer, que en ese momento habló bajo condición de anonimato porque temía represalias, dijo que le resultaba difícil creer que lo mataron.

El ejército ha confirmado poco más de 6.000 muertes, pero las estimaciones occidentales son de decenas de miles. Putin prometió una generosa compensación a las familias de los muertos en combate: 12 millones de rublos (unos 160.000 dólares).

En noviembre, se reunió con una docena de madres, que según los medios rusos fueron seleccionadas cuidadosamente entre partidarios y funcionarios del Kremlin, y le dijo a una de ellas que la muerte de su hijo no había sido en vano.

“Con algunas personas… no está claro por qué mueren, a causa del vodka u otra cosa. Cuando se van, es difícil decir si vivieron o no, sus vidas pasaron sin previo aviso”, le dijo. “Pero tu hijo sí vivió, ¿entiendes? Logró su objetivo”.

INT/ag.agencias.ap.d.m.europapres/rp.

Últimas Noticias

Harris lidera la carrera presidencial de EEUU con 44% frente a 42% de Trump según sondeo de Reuters/Ipsos

La vicepresidenta Kamala Harris abrió una ventaja marginal de dos puntos porcentuales sobre el republicano Donald Trump  después de...

Más Noticias